Desde AFIDI alertamos sobre la medida incluida en el Proyecto de Ley de PGE 2022 de establecer un tipo m铆nimo efectivo en el Impuesto sobre Sociedades del 15% que perjudica claramente a las compa帽铆as que invierten en I+D+i

Desde la Asociaci贸n para el Fomento de la Financiaci贸n de la I+D+i (AFIDI), de la que AROSA I+D es miembro fundador, se ha estudiado la reforma de tributaci贸n m铆nima planteada en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 2022, y c贸mo 茅sta puede repercutir en la capacidad de las empresas para impulsar la tan necesaria I+D+i.

As铆, se puede concluir que el establecimiento de un tipo m铆nimo efectivo en el Impuesto sobre Sociedades del 15% perjudica claramente a las compa帽铆as que invierten en I+D+i en nuestro pa铆s.  Las deducciones por actividades de I+D+i, se definen y regulan en el art铆culo 35 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, y son el instrumento de financiaci贸n m谩s vers谩til con el que cuenta el sector privado, pues no est谩n sujetas a convocatorias, presupuestos, limitaci贸n en las partidas de gasto o ejecuci贸n temporal de los proyectos.

Incluir en el c贸mputo del tipo m铆nimo del 15% las deducciones por I+D+i es un paso atr谩s en las pol铆ticas de fomento de la innovaci贸n empresarial y nos aleja de la competitividad empresarial con los pa铆ses de nuestro entorno, afectando directamente a las empresas m谩s innovadoras y competitivas tecnol贸gicamente, reduciendo claramente su capacidad financiera para seguir apostando por la innovaci贸n y la competitividad en el futuro. Adem谩s, supondr谩 dejar de atraer talento y recursos de valor a帽adido a Espa帽a, e incluso favorecer que empresas ubicadas en territorio com煤n desplacen sus centros productivos y actividades de I+D+I a otros territorios o pa铆ses con el consiguiente impacto econ贸mico y social.

Se debe tener en cuenta que la aplicaci贸n de deducciones fiscales en el Impuesto sobre Sociedades actualmente se encuentra ya muy limitada, con car谩cter general, al 25% de la cuota 铆ntegra ajustada positiva, lo cual provoca que, en muchos casos, la aplicaci贸n del incentivo fiscal se dilate en el tiempo. Tambi茅n el mecanismo de monetizaci贸n de la deducci贸n (conocido como cash back) presenta un l铆mite de 3 millones de 鈧 para I+D+I y s贸lo ampliable a 5 millones de 鈧 en empresas que puedan acreditar una inversi贸n en I+D que supere el 10% de su cifra de negocio (escenario de muy baja probabilidad). Estas limitaciones se ponen de manifiesto, por ejemplo, en el ejercicio fiscal 2019, en el que se aplicaron 煤nicamente un 31% de las deducciones generadas, 400 millones de 鈧 aplicados en Impuesto sobre Sociedades sobre 1.300 generados en ese ejercicio, lo que significa que la deducci贸n por I+D+i no reduce de manera significativa la recaudaci贸n del Impuesto. El establecimiento de un tipo m铆nimo en el Impuesto Sobre Sociedades del 15%, limitar铆a a煤n m谩s su aplicaci贸n y, por tanto, el valor del incentivo frente a otros pa铆ses, reduciendo la competitividad de las empresas espa帽olas.

Seg煤n diversos estudios de la OCDE, existe una relaci贸n directa entre la inversi贸n en I+D+i y el incremento de la competitividad y, en consecuencia, el desarrollo econ贸mico y social de un pa铆s. Actualmente, la mitad del apoyo p煤blico a la inversi贸n en I+D+i de la OCDE se canaliza a trav茅s de incentivos fiscales, Alemania lo cre贸 en 2020 y Finlandia lo ha potenciado a煤n m谩s en 2021, tendencia que se traslada a otros pa铆ses de Europa, aunque no parece ser nuestro caso, pese a ser pioneros en la aplicaci贸n del mismo. En Espa帽a, la propia Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en su informe del pasado a帽o, evidencia la eficiencia del incentivo, estipulando que por cada euro que se deja de recaudar, la inversi贸n crece hasta en 1,5 euros.

Adem谩s, seg煤n los datos expuestos en el European Innovation Scoreboard 2021, compuesto por 32 indicadores y elaborado por la Comisi贸n Europea, Espa帽a ocupa el puesto 16 de 27 de los pa铆ses de la UE, baja dos posiciones respecto al a帽o anterior, y es superada por pa铆ses como Eslovenia, Italia y Malta. Al frente del ranking se encuentran los l铆deres en innovaci贸n, los pa铆ses n贸rdicos, Suecia, Finlandia y Dinamarca, y a la cola, los innovadores emergentes como Letonia, Bulgaria y Ruman铆a. Si se analizan los indicadores, Espa帽a suspende en empleos dedicados a innovaci贸n, en inversi贸n p煤blica y privada en I+D, en apoyo gubernamental a la I+D+I privada, o en registro de patentes, entre otros. Asimismo, es bastante pobre el indicador referido a las exportaciones de servicios intensivos en conocimiento (72% inferior a la media), el de pymes innovadoras en producto (71% inferior) y tambi茅n el de pymes que realizan innovaciones de proceso (68% inferior).

Teniendo en cuenta el panorama que dibujan estos datos, no solo se tendr铆an que potenciar los incentivos a la innovaci贸n empresarial, sino que tambi茅n se tendr铆an que incrementar los recursos dedicados a la financiaci贸n de la I+D+i privada, los dedicados a las pol铆ticas de innovaci贸n, as铆 como la ejecuci贸n real de los presupuestos de I+D+i. La escasez de ayudas directas y las dif铆ciles condiciones de acceso al cr茅dito explican en los 煤ltimos ejercicios esa gran diferencia que existe entre el presupuesto y la ejecuci贸n del mismo. Los fondos europeos deber铆an ser una oportunidad 煤nica para promover e impulsar un cambio de tendencia. Por todo ello, ser铆a muy bueno para la competitividad empresarial e industrial espa帽ola que hubiera un acuerdo com煤n que promoviera la inversi贸n en I+D+I privada y las deducciones por  I+D+i son uno de los mejores instrumentos para ello, y deber铆an quedar excluidas de la fijaci贸n de un tipo de tributaci贸n m铆nimo, y avanzar hacia un ordenamiento similar al que ya se encuentra legislado en otros territorios de Espa帽a como 脕lava, Bizkaia, Gipuzkoa o Navarra, cuyos reg铆menes forales plantean un tipo impositivo m铆nimo, similar al que propone el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, pero siempre excluyendo de dicho l铆mite las deducciones por actividades de I+D+i, lo que representa una clara apuesta por estas actividades como herramientas de competitividad.